Category

Publicidad

Category

Una imagen corporativa se puede definir como una imagen que las personas tienen en su mente sobre la empresa, sus productos y sus servicios. La imagen corporativa de una empresa es el producto del desempeño de una empresa , la cobertura de los medios y sus actividades.

La imagen: Una percepción de impacto mental

Es necesario, antes de analizar las distintas concepciones predominantes acerca de la imagen en la empresa, saber como se forma una imagen mental.

El docente e investigador español Joan Costa explica que lograr la persistencia de una imagen en la memoria social se debe combinar el tiempo, la frecuencia de exposición, y la intensidad psicológica con que la imagen llega al receptor.

La imagen corporativa: Concepto y clasificación

Es la percepción que el usuario tienen de una empresa, un idea impuesta y establecida para que no sea considerada un mero ente económico sino un integrante activo de la sociedad. De ella dependerá la consideración que se tenga sobre sus productos, sus actividades, y su administración. Expresa el nivel de aceptación social que la organización adquirirá repercutiendo directamente en los beneficios esperados en toda su estructura. Sin embargo, es un concepto ajeno y complementario a la comunicación, la identidad y la realidad corporativa.

La actualidad académica encuentra a este concepto dividido en tres clasificaciones según el criterio, el estudio y las experiencias de cada especialista.

  • Imagen-ficción: Es la forma que las empresas tiene para mostrarle al usuario lo que realmente no son, una versión depurada de su misma existencia.
  • Imagen-icono: Hace hincapié en la expresión: “lo que se ve”. Destinada sólo a los objetos de identificación visual como el símbolo, el logotipo, y la tipografía.
  • Imagen-actitud: Relacionada a la psicología social, busca comprobar la existencia fehaciente de esa representación mental que los usuarios tiene de la empresa.

La Planificación Estratégica

Por sí misma esta herramienta corporativa no puede desarrollarse, por eso al momento de decidir emprender este camino convencidos de los beneficios extras que otorga, debemos poder coordinar y planificar un plan estratégico acorde a los intereses de la compañía para lograr que los usuarios perciban una imagen coherente de la entidad.

Para conseguirlo podemos empezar implementando los tres elementos básicos de la estrategia de imagen.

  • Organización: Individuo o grupo de trabajo que planificará las estrategias y acciones.
  • Usuarios: Determinar a que segmento de la sociedad van apuntar nuestros esfuerzos.
  • Competencia: Identificarla, es la referencia comparativa que tenemos nosotros y los usuarios.
    Durante el desarrollo del Plan Estratégico se deberá profundizar constantemente en estos cuatro objetivos claves.
  • Identificación: El usuario deberá poder responder estas tres preguntas fundamentales sobre la empresa
    ¿Quién es?    ¿Qué hace?    ¿Cómo lo hace?
  • Diferenciación: No sólo empeñarse en existir para los usuarios sino también en el sector en que se desarrolla.
  • Referencia: No conformarse con ser conocido para los usuarios y sus competidores, sino aspirar a ser referente en los segmentos de productos que ofrezca.
  • Preferencia: Luego de haber alcanzado la identificación, la diferenciación y la referencia la empresa deberá intentar ser señalada como preferida frente al resto.

La gestión de emprender un plan de estas características requiere de llevar un correcto orden y una empecinada constancia, para poder cumplir con sus tres principales etapas.

  • El análisis del perfil corporativo: Como análisis interno definiremos la personalidad de la empresa; y en el análisis externo el interés estará en averiguar que imagen tienen de nosotros los usuarios y a la competencia.
  • La definición del perfil corporativo: los atributos básicos de identificación de la organización.
  • La comunicación del perfil corporativo: Determinar la estructura comunicativa de la organización, y comunicar a los usuarios nuestro perfil de identificación.

La imagen corporativa: Estudio de la competencia

Si bien desde nuestra organización no es posible acceder a los posicionamientos estratégicos de las empresas competidoras, podemos analizar una serie de elementos que nos permitirán conocer su estrategia de imagen. La información que necesitamos está en sus políticas comerciales e institucionales.

  • Políticas comerciales: Analizar las estrategias de productos, de precios, de distribución y de venta.
  • Políticas institucionales: Estudiar su calidad de servicio, la atención al público, su identidad visual, y su política de comunicación.

Al realizar un correcto análisis de las políticas comerciales e institucionales tendremos un amplio panorama de la estrategia que utiliza la competencia, desde sus usuarios, su perfil de identificación, y hasta su posición competitiva en el mercado.